Recuerdos familiares – Mi tatarabuela Lorenza Ruiz al servicio de la familia Sanjuán

Encabezado Artículo Lorenza Ruiz

Breve historia familiar y recuerdos en torno a Lorenza
Ruiz, viuda de origen humilde que a finales del siglo XIX
terminó sirviendo para la familia Sanjuán.

Brief family history and memories of Lorenza Ruiz, a widow of humble origin
who ended up serving the Sanjuán family at the end of the 19th century.

Palabras clave: HISTORIA FAMILIAR, PRINCIPIOS SIGLO XX, SIRVIENTES, FAMILIA SANJUÁN

Artículo publicado en la revista “LA RAÍZ” núm. VI, 16 de diciembre de 2018 – ISSN: 2444-2356

Artículo original: https://drive.google.com/file/d/1R_xTI8Jafpxaxi9i-ZvaBZXZnDNEtXwM/view

Pedro SALIDO LÓPEZ

Las historias familiares sobre nuestros antepasados más inmediatos nos acompañan durante algunas generaciones, y por el hecho de ser “nuestras”, suscitan en muchos de nosotros un interés especial. Nuestros orígenes, migraciones, casamientos, desgracias y un sinfín de hechos que componen la intrahistoria de nuestros padres, abuelos, etc. suelen ser siempre motivo de agradables conversaciones y tardes de tertulia. Nos sorprende cómo las personas se relacionaban, cómo se conectan hechos aparentemente aislados, los vínculos con otras familias… y cómo esa intrahistoria sirve de sustrato o decorado de la historia oficial, no pudiendo entenderse la una sin la otra.

Mi abuela Isabel Merino, gran contadora de historias, siempre me sorprendía con datos y anécdotas de otras épocas. Me llamaba particularmente la atención la relación que tenían mis antepasados con la familia de los “Sanjuán”.

Voy a intentar hilar esas historias y datos que me aportaba mi abuela con algunas referencias documentales que los complementen. Acompaño el relato con algunas fotografías relacionadas. No es un estudio serio ni preciso. Se trata simplemente de un boceto con los pocos trazos de esa intrahistoria que aún no ha borrado el tiempo y que no tienen más trascendencia que la del propio disfrute íntimo en el ámbito familiar.

La difícil situación de Lorenza Ruiz

Contaba mi abuela Isabel que a finales del S. XIX, su abuela materna, Lorenza Ruiz Olivares -mi tatarabuela-, contraía matrimonio con Juan Soria Muñoz, ambos de Siles. Tuvieron una hija, mi bisabuela, María Dolores Soria Ruiz, nacida en Beas de Segura a principios de 1895[1].

Mi tatarabuelo Juan Soria Muñoz, natural de Siles. Retrato de la década 1880-1890.

Mi tatarabuelo Juan Soria Muñoz, natural de Siles. Retrato de la década 1880-1890.

Desgraciadamente Lorenza Ruiz enviudó pronto, y siendo de familia humilde podemos imaginar que no disponía de recursos para poder ganarse la vida y criar a su hija. Desconozco cómo pudo suceder, pero Lorenza, con su hija casi recién nacida, comenzó una vida nueva trasladándose de Beas de Segura a Santisteban del Puerto.

Panorámica de Beas de Segura. Década 1910. Portfolio Fotográfico de España, nº 85.

Panorámica de Beas de Segura. Década 1910. Portfolio Fotográfico de España, nº 85.

Panorámica de Santisteban del Puerto. Década 1910. Portfolio Fotográfico de España, nº 85.

Panorámica de Santisteban del Puerto. Década 1910. Portfolio Fotográfico de España, nº 85.

Su destino en nuestro pueblo fue servir con la familia Sanjuán, fundamentalmente como cuidadora del recién nacido Mariano Sanjuán Sanjuán y de su hermanita de apenas dos años, Dolores Sanjuán Sanjuan. Lorenza fue la “madre de leche” de D. Mariano a la par que criaba a su propia hija, mi bisabuela María Dolores.

Mi tatarabuela Lorenza Ruiz Olivares, con el niño Mariano Sanjuán Sanjuán.

Mi tatarabuela Lorenza Ruiz Olivares, con el niño Mariano Sanjuán Sanjuán.

El afecto que tenía Lorenza por los niños de los Sanjuán era muy grande, y más especialmente por el pequeño. Mariano Sanjuán Sanjuán nació el 24 de julio de 1894. Era el hijo menor de Magdalena Sanjuán Moreno y de Don Remigio Sanjuán Roa. Parece que mi tatarabuela empezó a amamantarlo cuando el niño ya tenía más de 8 meses, lo que se puede deducir contrastando las fechas de nacimiento de D. Mariano y su hija María Dolores.

También de alguna forma la familia Sanjuán le tenía cierta estima a Lorenza, que aunque no era más que una sirvienta de su casa, me consta por el testimonio de mi abuela que tuvieron a lo largo del tiempo algunos detalles con ella y con su hija María Dolores -mi bisabuela-, incluido algún que otro regalo traído desde Francia.

Más desdichas familiares

Magdalena Sanjuán Moreno, la madre de los niños, procedía de la rama de la familia Sanjuán de Santisteban, siendo hermana del ilustre D. Mariano Sanjuán Moreno.

El padre, Remigio Sanjuán Roa, nació el 10 de marzo de 1861 (DOC-1) y procedía de la rama de los Sanjuán afincada en Castellar (DOC-2), siendo militar de carrera en el cuerpo de Zapadores-Minadores del arma de Ingenieros. En 1896 se encontraba en Cuba, donde llegó como teniente y fue ascendido a capitán por la Real Orden del 6 de mayo con fecha de efecto 27 de abril de 1896 (DOC-3).

 D. Remigio Sanjuán Sanjuán. Fotografía incluida en la revista Blanco y Negro. Octubre 1896.

D. Remigio Sanjuán Sanjuán. Fotografía incluida en la revista Blanco y Negro. Octubre 1896.

La fatalidad quiso de alguna forma que Magdalena Sanjuán corriera el mismo destino que Lorenza Ruíz, quedando también viuda de su esposo D. Remigio Sanjuán. Éste se encontraba en la Habana cuando murió del vómito o fiebre amarilla el 31 de julio de 1896, aunque su familia posiblemente no tuvo constancia de ello hasta pasado el 2 de agosto, fecha en la que el Heraldo de Madrid, en su “Servicio Especial – Por el cable” da cuenta de ello a través de un telegrama de su corresponsal en la Habana (DOC-4).

El fallecimiento oficial lo comunica el Diario Oficial del Ministerio de Guerra, del 29 de octubre de 1896 -casi tres meses después, ver DOC-5-, donde figura la relación oficial de bajas ocurridas “en el ejército de operaciones de la Isla de Cuba, según el capitán general de dicha Antilla en 8 de agosto de 1896”. Dos días después, el 31 de octubre de 1896, la revista Blanco y Negro en su número 287 publica una página con distintos militares fallecidos en Cuba y lo incluye en ésta publicando su retrato (DOC-6).

Mariano tenía por entonces 2 años recién cumplidos. Su hermana Dolores tendría uno o dos años más. Este acontecimiento fatal propició aún más el especial cuidado y cariño que les tenía mi tatarabuela Lorenza. Como dato que se puede consultar en las hemerotecas, a la viuda Magdalena Sanjuán Moreno le fue asignada una pensión anual de 1.277’57 pesetas. Así lo recoge el Diario Oficial del Ministerio de Guerra en una real orden relativa a pensiones del 2 de julio de 1897 (DOC-7).

Tumba de D. Remigio Sanjuán en Cuba. Colección Romero Sanjuán. Javier Chacón Romero.

Tumba de D. Remigio Sanjuán en Cuba. Colección Romero Sanjuán. Javier Chacón Romero.

Posteriormente, en 1899, Magdalena Sanjuán contraerá de nuevo matrimonio con D. Francisco Herreros Manjón[2], con el que tuvo una hija, Magdalena Herreros Sanjuán. Por este motivo se reasigna la pensión de viudedad a los hijos huérfanos de padre.

Así se indica en el Diario Oficial del Ministerio de Guerra el 16 de enero de 1906 (DOC-8). Curiosamente se menciona que “dicha pensión se les abonará por mano de su tutor D. Mariano Sanjuán Moreno”, su tío materno, ilustre Senador, Diputado, miembro de la Real Academia de la Historia… y autor de las “Leyendas Históricas” y de “Santisteban del Puerto y su Comarca, Datos Históricos”, además de otras publicaciones menores.

La razón por la que D. Mariano Sanjuán Moreno es el tutor de los niños no es otra que el también prematuro y desgraciado fallecimiento de la señora Magdalena Sanjuán Moreno. Magdalena fallece tras dar a luz a su tercera hija, Magdalena Herreros Sanjuán. Con tan sólo 29 años[3] deja viudo a Francisco Herreros con una niña de apenas días, y a Mariano y Dolores totalmente huérfanos.

La desgracia se cebó fuerte con los hermanos Sanjuán Sanjuán, y con cada nueva desdicha, más crecía el apego que les tenía Lorenza Ruiz.

Por su parte, Lorenza se casó en segundas nupcias en Santisteban del Puerto en torno a 1898[4] con Don Simón Higueras Marín, teniendo con él a su segundo hijo, Remigio Higueras Ruíz, que pronto hizo carrera como celador de telégrafos fuera de nuestro pueblo. Uno de sus últimos destinos fue Córdoba.

Remigio Higueras Ruiz, celador de telégrafos, segundo hijo de Lorenza Ruiz.

Remigio Higueras Ruiz, celador de telégrafos, segundo hijo de Lorenza Ruiz.

Su vida familiar tampoco fue ajena al infortunio, pues además de vivir y sufrir las desgracias de la familia Sanjuán, también tuvo sus propios reveses familiares. Su hijo Remigio Higueras tuvo un trágico destino al morir aplastado por un poste de hormigón mientras estaba realizando unas comprobaciones en la línea telegráfica. Poco tiempo después, tras unos años terribles de guerra civil y de enfermedad, mi bisabuela María Dolores, hija mayor de Lorenza, también falleció. Fue en 1941 y tenía 46 años, dejando viudo a mi bisabuelo Luis Merino y huérfanos a sus tres hijos: Remigio, Juan María e Isabel.

Mi bisabuela, María Dolores Soria Ruiz, hermana de leche de D. Mariano Sanjuán Sanjuán.

Mi bisabuela, María Dolores Soria Ruiz, hermana de leche de D. Mariano Sanjuán Sanjuán.

Tras la pérdida de sus dos hijos y su segundo esposo, Lorenza procuraba atender en la medida de lo posible las necesidades de sus nietos huérfanos de madre. Aun así, continuó siempre vinculada a la familia Sanjuán, sintiendo a D. Mariano casi como a un hijo, el único que le quedaba.

Pinceladas sobre Mariano Sanjuán Sanjuán

Don Mariano Sanjuán, siguiendo la tradición familiar se dedicó al derecho. Estuvo residiendo en Madrid donde imagino que se formó y comenzó a ejercer la profesión. Durante la guerra civil estuvo refugiado en una embajada, según contaba mi abuela. El 27 de junio de 1941 contrajo matrimonio con Petra Martínez García en la Iglesia Parroquial de San Ginés de Madrid[5]. En 1949 fue nombrado juez comarcal en Baeza[6]. Estas dos fotografías de D. Mariano las conservaba mi tatarabuela Lorenza.

D. Mariano Sanjuán Sanjuán. Década de los 30.

D. Mariano Sanjuán Sanjuán. Década de los 30.

Pocos datos encontramos en las hemerotecas sobre D. Mariano Sanjuán Sanjuán. Algunos documentos oficiales con someras menciones sobre su carrera y actividad judicial y poco más. Destaca una caricatura en la revista Vbeda, fundada y dirigida por el ilustre Juan Pasquau. La caricatura, del pintor ubetense D. Domingo Molina Sánchez, acompaña la respuesta que da D. Mariano a unas cuestiones planteadas por la revista sobre el turismo en la ciudad, en su número 21 publicado en septiembre de 1951[7].

Don Mariano Sanjuán falleció a finales de 1955[8].

Caricatura de D. Mariano Sanjuán, por Domingo Molina Sánchez. Revista VBEDA. 1951.

Caricatura de D. Mariano Sanjuán, por Domingo Molina Sánchez. Revista VBEDA. 1951.

D. Mariano Sanjuán y su esposa Dª Petra Marínez, paseando por Madrid. Década de los 40.

D. Mariano Sanjuán y su esposa Dª Petra Marínez, paseando por Madrid. Década de los 40.

Algunos recuerdos de los Sanjuán

Como dato reseñable, su hermana Dolores Sanjuán -conocida como Doña Lola- y su viuda Petra Martínez donaron un solar para edificar vivienda social en la cuesta de Santa María. La primera piedra de las casas construidas se colocó en julio de 1960 y supuso todo un acontecimiento social ya que se llevó a cabo un acto en el que participaron todas las autoridades y organizaciones de la época, acompañados de la Banda de Música. El acta se realizó por triplicado enterrándose una copia de esta en una cápsula de cristal bajo el subsuelo de la futura edificación, según consta en esta (DOC-9).

Colocación de la primera piedra de las Viviendas Sociales de Santa María. Julio 1960.

Colocación de la primera piedra de las Viviendas Sociales de Santa María. Julio 1960.

Mi bisabuelo Luis, yerno de Lorenza, ya viudo, tenía arrendado el solar antes mencionado. Lo utilizaba como corralón para criar hortal. A pesar de la vinculación de décadas con la familia Sanjuán, de ser viudo jornalero que no poseía vivienda propia -vivían tanto él como su hijo Remigio con su otra hija, mi abuela Isabel-, no fue considerado merecedor de una de las viviendas construidas por la Cofradía de la Virgen del Collado y la hermandad Sindical de Labradores en aquel solar.

Casas para los pobres ya construidas sobre el solar. Fotografía de A. Navarrete, década de los 60. Fondo documental del Instituto de Estudios Gienenses.

Casas para los pobres ya construidas sobre el solar. Fotografía de A. Navarrete, década de los 60. Fondo documental del Instituto de Estudios Gienenses.

 

Solar en la calle Santa María referido en el acta anterior, propiedad de los hermanos Sanjuán Sanjuán y donado por Dª Dolores y la viuda de su hermano D. Mariano. La fotografía es el detalle ampliado de una postal de 1915.

Solar en la calle Santa María referido en el acta anterior, propiedad de los hermanos Sanjuán Sanjuán y donado por Dª Dolores y la viuda de su hermano D. Mariano. La fotografía es el detalle ampliado de una postal de 1915.

Además de ese corralón en la cuesta de Santa María, mis bisabuelos Luis Merino y María Dolores Soria explotaban desde los años 30 bajo régimen de arrendamiento un pequeño huerto también propiedad de la familia Sanjuán, en lo que hoy se conoce como “Cuesta de los Almendros”, tras la fuente Juanes.

Mi abuelo Pedro Salido con mi tío y mi padre, Pedro y Luis Salido en el merendero de piedra de la Cuesta de los Almendros, donde en otros tiempos solía merendar Doña Lola Sanjuán. Fotografía de mi tío Juan Merino Soria, década de los 60.

Mi abuelo Pedro Salido con mi tío y mi padre, Pedro y Luis Salido en el merendero de piedra de la Cuesta de los Almendros, donde en otros tiempos solía merendar Doña Lola Sanjuán. Fotografía de mi tío Juan Merino Soria, década de los 60.

Merendero en la actualidad. Fotograía del álbum familiar, año 2012.

Merendero en la actualidad. Fotograía del álbum familiar, año 2012.

Con el tiempo, la cuesta, de escaso valor para los Sanjuán, pero útil para mi familia, fue adquirida en 1977 por mis abuelos Pedro Salido e Isabel Merino a dos de las herederas de Doña Lola Sanjuán: sus sobrinas Magdalena y Pilar Sanjuán Herreros.

En la memoria familiar perduran infinidad de historias en torno a ese lugar al que accedíamos antes por el camino de las cuevas. Como recuerdo de otras épocas queda el merendero de piedra que hay bajo unos olivos. Contaba mi abuela Isabel que, a pesar de la dificultad para acceder al lugar, Doña Lola solía subir a merendar en algunas ocasiones durante su juventud, disfrutando de las vistas y del paraje tan peculiar. Por aquellos entonces aún manaba agua de una pequeña mina y aquello permitía que hubiese árboles frutales como guindos, ciruelos, perales, melocotoneros, nogueras… y una gran morera, casi el único árbol que queda de todos aquellos, y del que cuatro generaciones de mi familia hemos recogido sus dulces y jugosas moras.

Estos y otros muchos recuerdos los rememoraba mi abuela Isabel con su particular gracia y con una frescura excepcional. Nos acompañaban tanto en las largas veladas de invierno al calor del brasero, como en las claras tardes de verano y patio en las que bandadas de pájaros cruzaban el cielo fugazmente con su piar frenético, pasando entre los cúmulos de nubes con la Guaría como telón de fondo. Momentos de vidas, de una y de muchas familias, de penurias y de sinsabores que vistos a través de su recuerdo resultaban menos grises y formaban un caleidoscopio formidable de intrahistorias que se cuelan en nuestro presente, pasando ya a formar parte de nuestro patrimonio colectivo.

Agradezco a la revista LA RAÍZ la oportunidad para difundirlas y perpetuarlas.

Psalido Email La Raíz


Notas

[1] Año extraído de la partida de matrimonio de mis bisabuelos María Dolores Soria y Luis Merino, del Registro Civil de Santisteban del Puerto.

[2] Información facilitada por Jacinto Mercado, cronista oficial de la villa de Santisteban del Puerto.

[3]Idem.

[4] De la partida de nacimiento de D. Remigio Higueras Ruiz.

[5] Del acta de nacimiento de D. Mariano Sanjuán Sanjuán.

[6] BOE 16 de diciembre 1949 https://www.boe.es/datos/pdfs/BOE//1949/350/A05232-05232.pdf

[7] Revista Vbeda. Año 2. Nº 21, sept. 1951. http://www.vbeda.com/revistavbeda/vb1/0202112.jpg

[8] Fecha facilitada por Jacinto Mercado Pérez.


APÉNDICE DOCUMENTAL

Documento nº 1

Datos del cuerpo de Ingenieros, donde figura la fecha de nacimiento de D. Remigio Sanjuán Roa. Anuario Militar de España. 1896. Hemeroteca Digital BNE.

Datos del cuerpo de Ingenieros, donde figura la fecha de nacimiento de D. Remigio Sanjuán Roa. Anuario Militar de España. 1896. Hemeroteca Digital BNE.

Documento nº 2

Acta de nacimiento de D. Mariano Sanjuán Sanjuán. Registro Civil de Santisteban del Puerto.

Acta de nacimiento de D. Mariano Sanjuán Sanjuán. Registro Civil de Santisteban del Puerto.

Documento nº 3

Ascenso a capitán de D. Remigio Sanjuán y Roa. Memorial de Ingenieros.

Ascenso a capitán de D. Remigio Sanjuán y Roa. Memorial de Ingenieros.

Documento nº 4

Primeras noticias del fallecimiento de D. Remigio Sanjuán y Roa. Diario El Heraldo. Agosto - 1896.

Primeras noticias del fallecimiento de D. Remigio Sanjuán y Roa. Diario El Heraldo. Agosto – 1896.

Documento nº 5

Listado oficial de bajas en Cuba, desde abril de 1896. Ministerio de Guerra.

Listado oficial de bajas en Cuba, desde abril de 1896. Ministerio de Guerra.

Documento nº 6

Página dedicada a los militares fallecidos en Cuba. Con el número 6, a la derecha, el capitán Remigio Sanjuán. Revista Blanco y Negro. 1896.

Página dedicada a los militares fallecidos en Cuba. Con el número 6, a la derecha, el capitán Remigio Sanjuán. Revista Blanco y Negro. 1896.

Documento nº 7

Pensión concedida a Dª Magdalena Sanjuán Moreno, viuda del capitán D. Remigio Sanjuán Roa. Diario Oficial, 1897. Ministerio de Guerra.

Pensión concedida a Dª Magdalena Sanjuán Moreno, viuda del capitán D. Remigio Sanjuán Roa. Diario Oficial, 1897. Ministerio de Guerra.

Documento nº 8

Reasignación de la pensión a los huérfanos del capitán D. Remigio Sanjuán. Diario Oficial, 1906. Ministerio de Guerra.

Reasignación de la pensión a los huérfanos del capitán D. Remigio Sanjuán. Diario Oficial, 1906. Ministerio de Guerra.

Documento nº 9

Fragmento del Acta de colocación de la Primera Piedra en las Viviendas Sociales de Santa María. Archivo Histórico Municipal de Santisteban del Puerto. SIG.: ES.23079.AMS-1-01020407-0071.

Fragmento del Acta de colocación de la Primera Piedra en las Viviendas Sociales de Santa María. Archivo Histórico Municipal de Santisteban del Puerto. SIG.: ES.23079.AMS-1-01020407-0071.