Artículos históricos sobre la antigua Cofradía de Nuestra Señora del Collado, del Rosario y de la Estrella

Página 2 de 3Anterior 1 2 3Siguiente

La Cofradía

¡Qué hemos vivido juntos desde la noche de los siglos, no se puede discutir!

¡Qué hemos guerreado, llorado, y rezado juntos, es tan cierto como que el Sol alumbra!

Así es y por esto, no quiero dejar pasar la oportunidad de traer a las paginas de nuestra revista, un documento que reafirma un antiguo aforismo: ser santistebeño, no tiene nada que ver con la calle, barrio o lugar donde se nace. Sentirse santistebeño, no es tampoco patrimonio de nadie, por haber vivido o vivir en el núcleo más poblado de la villa, sino que: uno lo siente, o no lo siente, así de fácil…

Los distintos apóstoles del localismo, que han pontificado con sus teorías en diferentes sitios del Condado, con el único objetivo de separar artificialmente, lo que la vida, el sufrimiento y la tierra siempre han tenido por unido, hoy, con el avance del conocimiento y la tozudez de la verdad, están quedando al descubierto. Y más adelante quedaran más.

Me he permitido traer, como os decía antes, un documento que se conserva en el Archivo Histórico Municipal de esta villa, donde se refleja, nuestro rezar común a lo largo de la historia de Santisteban del Puerto. Se trata de un acta del cabildo de la Cofradía del Collado y de la Estrella, fusionadas en 1502 (Foto 1) según consta en su libro de las ordenanzas cuya copia se conserva en el Archivo de la Muy Antigua, Ilustre y Real Cofradía de la Santísima Virgen del Collado Coronada.

Ordenanzas de la Cofradía de la Virgen del Collado a la cual se anexó la de La Estrella

Ordenanzas de la Cofradía del Collado y la Estrella donde se fija en 1502 el año de la incorporación. Foto 1.

Acta Cabildo 1590 (I)

Acta Cabildo 1590 (Foto 2)

Acta Cabildo 1590 (II)

Acta Cabildo 1590 (Foto 3)

Pues bien, en este documento de noviembre de 1590 (Fotos 2 y 3) se puede leer lo siguiente:

Cabildo sobre la mayordomía de la Estrella.

“En la villa de Santisteban del Puerto en cuatro días del mes de noviembre de mil quinientos noventa años (1590), se juntaron en su cabildo y ayuntamiento como tienen de uso y costumbre los oficiales de la Santa Cofradía de María Santísima del Collado y de la Estrella de esta villa y convinieron a saber:

Juan Martínez de las Cigüeñas [1] y Francisco Martínez Santa Cruz y Andrés Martínez y Juan Simón de Olid diputados [2] y Diego de Vera, mayordomo [3].

Y estando juntos tratando e infiriendo de las cosas tocantes y cumplideras al aumento y buen gobierno de dicha Santa Cofradía y entre otras cosas que trataron y ordenaron dijeron:

Que por cuanto la mayordomía de la iglesia de Santa María de la Estrella, donde esta sita esta cofradía es incorporada a la del Collado de esta villa y esta vacante de presente la dicha mayordomía desde muchos días a esta parte por muerte del licenciado Luís Salido, prior que fue de la dicha iglesia de Santa María del Collado por cuya causa no hay quien cobre los frutos y rentas legítimos y debidos a la dicha iglesia de María Santísima de la Estrella ni muchos maravedíes [4] que se le deben de alcances [5] pasados. Y la dicha iglesia y casa que en ella esta incorporada esta mucha parte caída y arruinada y cada (vez) va depreciándose sin que haya sido posible de lo remediar. Respecto de haber estado la dicha mayordomía en poder de dicho prior que por ser clérigo ningún lego [6] ha sido parte a forzarle que lo hiciere como fuera si estuviera la dicha mayordomía en poder de legos a los cuales no se les disimulara ninguna falta que sucediera porque luego les fuera pedida e demandada por parte de los dichos clérigos compeliéndolos a sus obligaciones por los visitadores y jueces eclesiásticos.
Y si lo susodicho (se refieren otra vez, a la ruina de la casa aneja a la iglesia de la Estrella) pasase sin remedio fácilmente y en breve tiempo se verá perder y acabar y será causa que perezca la devoción que esta dicha iglesia se tiene así en esta villa como toda su comarca. Y porque es razón que tan Santa Obra permanezca y que por ningún género de descuido no falte en tiempo alguno, los susodichos oficiales movidos con buen, santo celo acordaron y ordenaron:

Que la dicha mayordomía de la dicha iglesia de la Estrella de aquí en adelante este a cargo del mayordomo de esta Santa Cofradía puesto que es servicio a “Dios Nuestro Señor” y a su bendita Madre y que las obligaciones que tiene que cubrir a la administración y servicio de dicha Santa Cofradía, esa misma tenga con la dicha iglesia y casa de Nuestra Señora de la Estrella, cobrando los frutos y rentas a ella debidos y que se debieren y haciendo todo aquello que conviniere a la utilidad y reparo de la dicha iglesia y casa.

Teniendo libro de cuentas y razón distinto y aparte, de la que tuviere de la dicha cofradía, para dar siempre que sea demandado y que la dicha iglesia tenga su hacienda conocida y la cofradía la suya.

Y mandaron se comunique este acuerdo y se de noticias de él al prior de la iglesia de Santa María del Collado de esta villa, para que con su intervención y parecer así se haga y cumpla y por el respeto que se le debe.

Y pidieron y suplicaron a su señoría el obispo de Jaén [7], apruebe y confirme lo susodicho y mandaron que así se haga y cumpla y así lo proveyeron y mandaron y lo firmaron los que supieron y los demás rubricaron de sus rubricas acostumbradas.

Ante mí. Juan de Monsalve. (Escribano de la cofradía)”.

Creo que ante estas palabras de nuestros antepasados poco queda que interpretar. La devoción tanto a la Virgen del Collado como a la de la Estrella fueron de la mano desde el siglo XVI y eran dos imágenes distintas con una misma cofradía y con votos diferentes. El voto a la Virgen de la Estrella se cumplía el día de la Natividad de Nuestra Señora y se celebraba según los capitulares, conservados, en la iglesia de la Estrella en el término hoy de Navas de San Juan el día ocho de septiembre. Y para cumplirlo se desplazaban a llano los cofrades bajo pena de que el que faltase tenia que pagar una multa en cera según mandan las ordenanzas e iban a los clérigos de Santa María de cuyo prior dependía según hemos vistos y los de las parroquias de San Esteban y del convento de San Francisco.

El voto del Concejo de Santisteban del Puerto era en Pentecostés y se celebra desde 1233, un año después de la aparición de la imagen de Nuestra Señora del Collado. Y es el que un año mas nos disponemos a cumplir.

Que tengáis todos un venturoso Pentecostés 2014.
Francisco Armijo Higueras

[1] Juan Martínez de las Cigüeñas “El viejo”. De este personaje de la historia santistebeña, se amplia en el programa de fiestas de este año.

[2] Diputados. Eran cuatro en esta época se elegían, entre y por los cofrades, para dirigir la cofradía por un año. Del 8 de septiembre al 8 de septiembre.

[3] Mayordomo. Cargo que se nombra en las cofradías para que atienda a los gastos e ingresos por mandato del cabildo.

[4] Maravedíes. Moneda anterior a los Reyes Católicos cuyo valor era la tercera parte de un real de plata.

[5] Alcance. Saldo que según las cuentas, esta debiéndose.

[6] Legos. Que no tiene órdenes clericales.

[7] Obispo de Jaén. En ese tiempo don Francisco Sarmiento de Mendoza.

Página 2 de 3Anterior 1 2 3Siguiente

2 Respuestas

  1. Gabriel dice:

    Magníficos y preciosos artículos.

  2. Magníficos y preciosos artículos.