Estudio sobre la muerte del artillero Pedro González Cabot, por Jesús Castillo Vidal

5 Respuestas

  1. Jesús Castillo dice:

    Muchas gracias por hacer público el texto que escribí sobre el artillero Cabot, Pedro González Cabot. Espero que os guste a todos los santistebeños. Es una historia que me llegó muy adentro desde el mismo momento en que la encontré. Si todo va bien, es posible que en un tiempo se puedan saber más datos sobre vuestro paisano.

    Un abrazo a todos y espero de verdad que cualquier dato que tengais sobre el, que hayáis oido de vuestros abuelos, padres o cualquier información que haya pasado boca a boca a través del tiempo, me la podáis traspasar.

    Un saludo para todos

    Jesús

  2. Pedro dice:

    De nada Jesús. Gracias a tí por haber mostrado esa sensibilidad hacia un personaje tan humano y destacado de Santisteban, aunque su hazaña es cada vez menos conocida.

    Uno de los propósitos de Santisteban EU es precisamente rescatar y difundir esa parte de nuestra historia que va cayendo en el olvido.

    Espero que puedas seguir avanzando en tus investigaciones; estaremos atentos para hacernos eco.

  3. JuliodIE dice:

    Increíble publicación. Me voy con el alma en pedazos, pero agradecido del testimonio.

  4. Francisco del Barrio Arenaza dice:

    Gracias, Jesús, por tan ilustrativo documento

    Soy de Monte Arruit donde nací en el año 1943. Mi padre nació en el mismo lugar en 1917. Mis abuelos paternos vivieron la trágica situación, y mi tía (hermana de mi padre) con casi 10 años que contaba entonces y lo que vio posteriormente, me contaba que la gente andaba por el pueblo con pañuelos en la nariz atados en la nuca. Verdaderamente fue un desastre ¡caótico!. Menos mal que después de todo y posterior a aquello existió una gran convivencia entre moros y españoles como si nada hubiera pasado. Nunca nadie ¡Jamás! habló de lo sucedido, puedo dar fe de ello, y mis muchos comentarios e historias acompañadas de fotografías en Facebooc, testimonian la grata y fraternal convivencia que mantuvimos. Siempre he dicho y digo ahora : En la historia de los pueblos siempre hay un necio que lleva a los suyos al desastre. ¡Malditos los que provocan las guerras! Las guerras son el espanto de las madres..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *